12 enero 2014

Casi un siglo de vida pintando: Gregorio Prieto (X)


"(...)Todo tiene, aquí, un equilibrio trascendente y responde a un orden lógico. Así, por ejemplo, el color azul de esos cielos que sirven de dosel; al mundo desolador de las ruinas. ¿Por qué Gregorio Prieto no ha pintado aquellas insólitas perspectivas con esos tonos calientes, con esas claridades amarillentas que difunde sobre la tierra la luz solar? Porque en una posible filosofía de los colores, el amarillo es, como diría Splenger, un color vital a cuyo conjuro la vida, en un sentido más simple, alcanza el primer plano del interés pictórico. Pero el azul es el color faustico por excelencia, el color de la soledad, con el que se dibuja la gran curva que une la angustia del pasado con la inquietud del porvenir. Con razón decía Goethe que «uno de los casos más hermosos de sombras de color, es el que se descubre en las noches de plenilunio. La luna, sólo ella, ha sido la compañera fiel de esas noches azuladas en que, transfundida su alma con la del paisaje, Gregorio Prieto pintaba no el triunfo de una Atenas imperecedera, sino la soledad y la desolación de unas ruinas descubiertas al equívoco resplandor lunar. (...)"

 
extracto de LaPinturadeGregorioPrieto de Pedro Rocamora

No hay comentarios: