12 enero 2014

Casi un siglo de vida pintando: Gregorio Prieto (III)

Leyendo el testamento de Augusto Rodín se descubre, en hallazgo escalofriante, el secreto último del arte. Rodín, dirigiéndose a sus discípulos, les dice: "Sed verídicos, jóvenes. Pero esto no significa: Sed vulgarmente exactos; hay una deleznable exactitud: la de la fotografía y la del calco. El arte sólo comienza con la verdad interior. Que todas vuestras formas, todos vuestros colores traduzcan sentimientos."
Este consejo legado por Rodín a su escuela, nos pone en trance de formular aquí la suprema incógnita que la crítica artística tiene planteada en estos momentos: "¿Qué verdad interior tiembla en esa intimidad entrañable que se resume en el alma de cada artista? ¿Es que realmente los colores que se difunden a través de tanto lienzo contemporáneo quieren expresar algún sentimiento? Si la respuesta a esta dramática postulación pudiera conducirnos al pesimismo, de él nos salva la obra pictórica, deslumbrante y excepcional de Gregorio Prieto"
.
extracto de LaPinturadeGregorioPrieto de Pedro Rocamora

No hay comentarios: