12 enero 2014

Casi un siglo de vida pintando: Gregorio Prieto (IV)



El punto de arranque de nuestra hermenéutica, sobre el rango de la obra de este pintor, se cifra en el siguiente principio: desde el siglo XVII la pintura reclama su categoría de arte espacial, es decir, de arte que no sólo sirve para ser contemplado, sino para despertar o sugerir ideas. Se trata, pues, no de un arte para ver, sino de un arte para pensar, meditativo y casi filosófico, que se realiza, precisamente, para que el espírítu del que contempla se adentre en la profundidad de sus paisajes y vuele y sueñe entre ellos. Sólo así, la obra pictórica no profanará su verdadera esencia. Gregorio Prieto es el gran intuitivo de estos dogmas. Los cumple ignorándolos. Porque esto es, en último término, la misión del arte.

extracto de LaPinturadeGregorioPrieto de Pedro Rocamora

No hay comentarios: